Viaje a Turquía

16 Marzo 2019 - 25 Marzo 2019

La estirpe de Ion. Jonia: viaje arqueológico a Turquía

cabecera.jpg

Sábado, 16 Marzo 2019 - Lunes, 25 Marzo 2019

Grupo: 16 - 22 personas
Plazo de inscripción: hasta 15 de febrero 2019

 “Canta, oh diosa, la cólera del pelida Aquiles; cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos y precipitó al Hades muchas almas valerosas de héroes, a quienes hizo presa de perros y pasto de aves —cumplíase la voluntad de Zeus—desde que se separaron disputando el Atrida, rey de hombres, y el divino Aquiles

Homero, Ilíada, I, 1

La República de Turquía, como país, no llega al siglo de historia. Sin embargo, su tierra, a lo largo de milenios, ha visto sucederse varias civilizaciones, legándole uno de los patrimonios arqueológicos más importantes del planeta. Cualquier viaje que se le dedique debería comenzar por la vieja capital de los imperios bizantino y otomano, mas nosotros preferimos reservarla como broche final.

Poniéndonos en marcha con el canto del almúedano llamando la primera oración, dejaremos atrás su exótico perfil de cúpulas y minaretes rumbo a la península de Galípoli para cruzar en ferry los Dardanelos -el Helesponto de los antiguos-, en el sentido inverso al que tomaron las tropas de Jerjes hacia a las Termópilas. Zarpando de Kilitbahir, desde la cubierta del barco se irá materializando la visión del conocido perfil de un caballo de madera en la orilla opuesta, y es que el puerto de arribada, Çanakkale, se halla a muy poca distancia de uno de los yacimientos con más nombre del mundo, Troya. Después de ver el pequeño museo de esta localidad costera -donde se exponen los sarcófagos polícromos del río Gránico-, nos dirigiremos hasta la ventosa Ilión y Homero en mano -como H. Schliemann, su no menos mítico excavador-, la recorreremos evocando la guerra más famosa de todos los tiempos. Los espíritus o sombras del pélida Aquiles, Diomedes, Ayax el Grande, Odiseo, Néstor, Patroclo, Agameón, Menelao, Príamo, Héctor domador de caballos, Paris, Memnon, Sarpedón, Hécuba, Andrómaca, Helena, Casandra, Pentesilea y tantos otros nos acompañarán a lo largo de la jornada.

Dejando a nuestras espaldas el célebre Escamando, nuestra ruta seguirá hacia el sur para visitar una de las ciudades más famosas de la costa turca, Pérgamo, capital del reino de los Atálidas. Su acrópolis, dividida en varias terrazas -donde humeaba el famoso altar de Zeus-, es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura escenográfica propia del barroco helenístico, en la que destaca, por méritos propios, el vertiginoso trazado de su teatro. Esmirna -escenario de la llamada Catástrofe de Asia Menor-, al ocaso, pondrá su gota melancólica a la jornada.

Tomarán el relevo Priene, encaramada en una colina que preside el templo de Atenea, y a su vez célebre por el trazado hipodámico de su urbanismo y el monumental templo oracular de Apolo en Dídima, santuario dependiente de Mileto.

Éfeso, sin embargo, merece dedicarle mayor detenimiento. Aparte de caminar por la célebre vía de los Curetes hasta llegar a la biblioteca de Celso y el teatro, visitaremos las lujosísimas casas adosadas dispuestas en la ladera del monte Coreso, antes de dirigirnos al lugar donde se alzaba majestuosa una de las siete maravillas de la antigüedad, el Artemision.

Nuestro camino proseguirá hacia el interior para alcanzar la exuberante Afrodisias, ciudad sagrada de la diosa, cuyo conjunto monumental, y las esculturas que lo ornaban -exhibidas en su propio museo-,  son unos de los más destacados de Oriente Próximo. Tras ello, Hierápolis y su Plutonium -el sulfuroso acceso al inframundo-, así como sus baños termales de blanca caliza, semejante al algodón, del que toma su nombre turco, Pamukkale. Para concluir nuestra ruta por el occidente de la península de Anatolia volveremos hasta el mar a fin de visitar la antigua capital de la satrapía persa de Caria, Halicarnaso, donde otrora se erguía la segunda maravilla de nuestro viaje, el célebre Mausoleo.

Y ahora sí, al final, aquella ciudad fundada frente al país de los ciegos, la que a lo largo de su dilatada historia ha tenido tres nombres -Bizancio, Constantinopla y Estambul- donde veremos dos de sus más insignes monumentos: el Museo Arqueológico Nacional, sito en los jardines de Topkapi, que atesora desde el tratado de Kadesh al llamado sarcófago de Alejandro, y, cómo no, la célebre iglesia, mezquita y, hoy día, museo de Santa Sofía, auténtico crisol de las culturas clásicas y medievales que formaron Turquía sin ésta, siquiera, haber nacido. 

 

  • jonia10801614
  • jonia10801263
  • jonia10801664
  • jonia10801497

 

 

Precio

Precios por persona desde Madrid:

1955 euros

Suplemento habitación individual: 268 euros
Consulta con nosotros la posibilidad de volar desde otros aeropuertos.

Incluye

  • Vuelo directo ida y vuelta Madrid-Estambul en clase turista con Turkish Airlines.
  • Vuelo doméstico Bodrum-Estambul en clase turista con Turkish Airlines.
  • Autobús privado.
  • Introducción histórico-arqueológica sobre la temática del viaje.
  • Arqueólogo acompañante de Pausanias.
  • Tour Leader de Pausanias.
  • Alojamiento y desayuno:  1 noche en Hotel Ramada Wyndham  4* (Tekirdag); 1 noche en Hotel Ramada 4* (Soma), 3 noches en Hotel Richmond 4* (Kusadassi); 1 noche en Hotel Lycus River 4* (Pamukkale); 1 noche en Hotel Manast?r 4* (Bodrum); 2 noches en Hotel Dosso Dossi 4* (Estambul) o similares.
  • Cenas: están incluidas 7 cenas (en todos los hoteles excepto en Estambul) (1 botella de agua incluida).
  • Entradas y visitas guiadas a las áreas arqueológicas, monumentos y museos mencionados en el texto.
  • Dossier de viaje con cuadros cronológicos, planimetrías, alzados, reconstrucciónes virtuales etc.
  • Seguro de asistencia y anulación: Intermundial Multiasistencia Plus.
  • Propinas.
  • Visado.

 

 

  • jonia10801263
  • jonia10801312
  • jonia10801497
  • jonia10801547
  • jonia10801548
  • jonia10801614
  • jonia10801664

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.